Hoy todos somos milennials

Se instala una nueva modalidad de trabajo que así como irrumpe en el horizonte artístico como un boomerang, también como todo efecto ocasionado por una crisis es una gran oportunidad.

Es incómodo algo que nos pone en jaque y nos obliga a salirnos de nuestra tan nombrada y conocida zona de confort. Claro. Especialmente si no somos milennials.

Tal vez como nunca una situación mundial hace que todas las generaciones estemos empatadas en necesidades y conocimiento. Y a los más grandes nos exige una rapidez de reacción que ya estaba acomodada, pues nos enseñaron que había una edad, más o menos a la mitad de nuestra vida profesional que íbamos a gozar de los beneficios de todo lo que habíamos realizado. Y después venia la jubilación que nos compensaría con alejarnos del trabajo y disfrutar. Digamos un descarte de la vida activa que permite dar paso a lo nuevo.

Los mayores nos encontramos que toda la experiencia y trayecto transitado, no es cuantificable en resultados ni compensación económica acorde. Hay una lógica que se ha quebrado y revertido.

Tal vez sea una oportunidad para cuestionarnos el incuestionable privilegio de jubilarnos? cuando en Latinoamérica jubilarse es aceptar convertirse a alguien desplazado y pobre. Mendigar salud y comida en interminables y humillantes colas. Claro les dimos toda la vida una parte de nuestro sueldo al estado y nos convencieron que nos mantendrían en la vejez. Compramos como el pasaje para tomarnos un crucero al Caribe en 45 años de módicas cuotas. Pero sabemos que no es así y reclamamos. Un reclamo que no se oirá nunca, sea el gobierno que sea al que le toque apoyar o recortar. Porque fue un slogan y como todo slogan está apoyado en algo que necesitamos escuchar y una brutal mentira. Así que esperar un día jubilarme ya sé que es algo que no debo esperar. Sólo pagué un impuesto carísimo toda mi vida para saber que eso nunca me va a volver. Cuando no nos quieren siempre es mejor retirarse a tiempo que quedarnos tocando el timbre de quien no va a abrir la puerta. Asi que las evidencias de lo que implica jubilarse más la tristeza a la que la gente que deja lo que hizo toda la vida esta condenada al soltar, es algo que debemos empezar a cambiar si o si y no es una cuestión de Pami.

Tal vez esto sea una manera para que los futuros jubilados revolucionemos un paradigma que nos acota a carga innecesaria para toda sociedad, y encontremos la manera de continuar produciendo. Tal vez nuestras neuronas no se aquieten. Y por que? porque nos creímos que las neuronas morían pero ahora resulta que la activación de las células inmunes podría reactivar el envejecimiento del cerebro. Al menos esta activando la memoria de los ratones mayores. Y en vez de morir como ratas por un virus modificado genéticamente podamos reactivar nuestro rol en esta sociedad y seguir existiendo. También creo y esto no tiene basamento científico pero estoy casi segura que se podría… si decidimos no dejar de aprender y resetear nuestro sistema permanentemente sin repetir hasta el cansancio ay yo no sirvo para la tecnología…, el cuerpo humano se adaptaría hasta lo inadaptable y aprenderíamos como aprendíamos cuando no nos cuestionábamos que teníamos que aprender. Envejecer y Jubilarse son dos verbos que envejecen de sólo ser pronunciados y creo que los aceptamos como un destino inalterable. Pero sepamos que en toda sociedad que quiere avanzar económicamente, dejar a las mujeres en las casas y los viejos deteriorarse, es una manera de tener más puestos de trabajo, y es un paradigma antiguo y hoy una porquería que aceptamos como la comodidad, como el ideal de algo que nunca fue tal. Si los puestos ya se están autodestruyendo por el virus mortal y el virus de una economía en putrefacción, tal vez sea la oportunidad de revertir conceptos que vienen desde la época de la gran crisis de la primera guerra mundial. Si esta fuera la Tercera Guerra podríamos transformarla en una distinta oportunidad? Al menos me lo cuestiono. Porque es momento de no comprar más nada, vender y venderme lo que quiero y seguir haciendo de la manera como quiero y elijo continuar. No seamos más empleados y funcionales a ideas que no van a funcionar más. No creamos que un dia llegan veinte años de inmovilidad con goce de sueldo, porque es una falacia.

La pregunta que me hago es: podríamos revertir desde la actitud y el rol pasivo que los adultos tomamos estas creencias que nos confinan a dejar de existir en este mundo que viene marchando?

Yo creo que si. Fervientemente lo creo que si.

En todos los ámbitos. Lo teatral que es lo mío pero lo comercial o profesional también. LAs avenidas comerciales están plagadas de carteles de alquiler o venta. El comercio arrasado. Las empresas quebrando por voluntad o involuntariamente para empezar otra era. La de la desocupación y el desastre o la venta online.

El marketing entró en nuestra vida cotidiana como bomba neutrónica que nos obliga a hacer uso del mismo estemos de acuerdo o no, lo entendamos o no y lo sepamos valorar como herramienta o deplorar por el nivel de manipulación que puede ocasionar a nuestra manera de ofrecer nuestro trabajo de formas más naturales.

Todos hemos sido cómplices y artífices, a través de la información que hemos brindado a las redes sociales. Face tomó nuestros intereses, gustos, forma de vivir, ubicación, todo tipo de consumo, hasta el flirteo y el sexo para vender nuestra información. Y seguimos subiendo datos y más datos y exponiéndonos como reses en el refrigerador de gente que se enriquece a costa de nuestra intimidad. O sea, no hay manera de quejarse de lo que uno es responsable. Facebook tiene Wasap y lo escribo como lo digo. Pero creemos que la información es aún privada. Bueno… eso es genial debo admitirlo. El nivel de ingenuidad que manejamos es directamente proporcional a la responsabilidad que tenemos de como hoy funcionan las cosas.

En medio de ésto hay gente que más rapidamente se dio cuenta que hay una situación que ya ha cambiado y no promete volver a punto cero. Proponen cual agentes de cambio y tras el objetivo de ayudar a la gente, sumarse a lo digital masivamente y vender el talento propio más allá de que ese conocimiento tenga experiencia o trayectoria. Con saber un poco de algo ya podes hacer un negocio y en algunos casos eso significa millones de dólares.

Hoy podés vender tips para plantar tomates orgánicos, ordenar el placard, pasear mascotas o informática. Eso es genial. No dependés de nadie para vender conocimiento, sino de tu habilidad. Pero no es necesario profundidad, no es necesario tanto. Habilidad y velocidad de reacción en este mundo que ya ha cambiado mientras muchso esperan salir de este letargo y volver al mundo que existía.

Querés trabajar desde tu casa o viajando por el mundo? es tu oportunidad de libertad. Suena ideal, suena raro. Suena a mentira. Una mentira que está ocurriendo. El mundo entero está encerrado en sus casas o gran parte del mismo. Hay algo que negar? Algo es ideal, porque hay gente que se avivó a tiempo y otra parte aún vive en un paradigma viejo que se está destruyendo a la misma velocidad de la expansión del virus.

Que sea mejor así para estar cerca de la familia que separarse un poco y volver más contento… podrá pasarme por la cabeza, pero ya son elecciones personales.

Hay algo que los jóvenes sin tanta experiencia o trayectoria digamos ya han comprendido. Los preparamos para apropiarse de este mundo con todas las herramientas. Otros estamos viendo aún como bajar wasap al teléfono y cómo transferir desde una app de banco sin ir al cajero.

El tiempo nos ha equiparado. Es una oportunidad a mi entender para tratar de adquirir una mente de 30 años mientras el coronavirus discrimina por edades, y descarta de un plumazo a esas generaciones que aún tienen la información necesaria para transmitirnos algo invaluable. Conocimiento y saber. Pero hoy el conocimiento es mercancia digital. Y hay algo de lo humano parecería que se pudiera prescindir. Eso parece. Eso nos dicen.

De todos modos, y paradógicamente cuando logramos salir de esta encerrona, física y mental, un abrazo emociona. La carencia del contacto con los seres queridos nos falta.

Esa falta, tal vez sea la que nos salve de convertir aún al afecto, la magia y el arte… en marketing digital. Pero tengo mis dudas, confieso. Ya que el algorritmo viene para quedarse aún en la vida privada de la gente. Cual feromona informática que olfatea hasta algo que las máquinas nunca podrán asir, o tal vez si: el amor, el tiempo, el espíritu.

Una inhumanidad comienza y tal vez pueda revelar paradógicamente lo más humano.

Aún son dudas. Aún algunos nos debatimos en la resistencia. Lo que no sé si se va a poder resistir. Pues a veces no queda otra que ir hacia adelante y cambiar nuestra mente, resetear nuestra comodidad, y todo lo aprendido.

Hoy todos somos milennials

13 comentarios en «Hoy todos somos milennials»

  1. querida Emilia! el deseo es indestructible. eso nos enseña Freud que trabajo hasta muy viejo soportando muchas operaciones de mandibula que le produc{ian un dolor terrible a la vez de obligarlo a despedir un olor tan nauseabundo que ni su fiel perro ya lo buscaba. sin ponernos tan dramáticos yo mismo a mis 65 años estoy a full como nunca atendiendo en forma virtual y dando seminarios y los te{oricos de mis c{atedras. lo viejos conocimos las mieles del mieles de ser bellos y exitosos, no hemos tomado la vida a sorbos grandes, no tenemos derecho al pesimismo. así que vos, que aún sos muy jóven, con más razón tenés el deber ético de seguir. te quiero y te sigo a todas partes.quiz{as ahora por este medio pod{es enseñarme a actuar. por qué no?

  2. Exactamente. Hay que entender esta etapa como una nueva modalidad de trabajo, porque muchos actores y actrices o hasta en el sector de la danza, cual bufones de las cortes, que solo estaban para entretener liberan gratuitamente su trabajo por las redes sociales, y esto no es un hobby, es un trabajo como cualquier otro, con horas y horas de preparación y entrenamiento.

    1. Ahora va tomando forma y hay espectáculos es streaming y a la gorra en varias plataformas. Y muchos trabajamos online. Lo gratuito en redes es parte de buscar entusiasmar a los que te siguen para que compren tu trabajo. Gratis es una parte y la otra debemos comer. Gracias x tu respuesta Silvana!

  3. Resistencia ! Hacia adelante está el camino volver hacia atrás nos enterraria en vida . Lo imposible sea hace posible cuando vemos más allá del árbol y ahí está nuestro gran desafío de seguir en el hoy hacía el futuro . Gran reflexión Emilia jamás perder el Norte nuestras misión visión y valores así nos cueste cada vez un poco más el esfuerzo de ser y estar cada día en esta vida que no es en vano y no dejar aún lado lo que se puede hacer y no arrepentirnos de no haberlo realizado de eso se trata la vida que realmente es maravillosa. Gracias Abrazos

  4. Excelente Emilia. Pienso igual. Ademas siempre sostuve que la nuestra fue una generacion bisagra, siempre en el borde de los cambios, pero en el borde, no cuando el cambio ya estaba instalado. Entonces, en ese intermedio no solo tuvimos que convivir con un monton de prejuciios, sino que tuvimos que sobreadaptarnos a lo nuevo que se estaba gestando. Cinco u siete años despues ya ese cambio estaba aceptado como normall. Se que a otros les tocaron peor como a la generación de los ‘’70, pero nosotros quedamos “entremedio”
    Com respecto a la tecnologia, asi como en su momento llego la Revolución Industrial que dejo atras a tanta gente, a nosotros nos toco la Revolucion Teconologica (porque para mi es lo mismo) y nosotros de nuevo en el “Ni”, ni tan viejos para desistir ni tan jovenes para tenerla clara y de nuevo volver a sobreadaptarnos y ver, como voa decis, que todo lo que habiamos aprendido en el sentido de estudio tradicional y profesional pasaba o a ser vendido de otra manera o subvalorado o apalstado por el marketing digital, donde cualquier inbecil sin preparacion habla y es escuchado
    Y bueno, de nuevo a adapararse!
    Ni hablar de la gente mayor que quedo afuera o encima es maltratada.
    Mi madre, hoy con 82 años, fue de los primero adultos mayores, que digamos, hara 15 o mas años se puso a estudiar computacion y aprendio un monton y la maneja pwro te imaginaras que ya hay miles de cosas que la supueran, por ej temas bancarios y otros
    Y los millennials arrancaron con otra mentalidad, autogestionarse, no a los laburos en relacion de dependencia y absoluto manejo digital
    Nosotros tendremos que seguir adpatandonos
    Y habra que ver que hacen los Centennials que creo que son quienes cambiaran el mundo para bien
    Deby

  5. Excelente Emilia, comparto plenamente. Llegás a mí en el momento justo. No quiero más frustraciones, pasé por muchas re adaptaciones. La de la dictadura fue la peor y hoy pensando y sintiendo en cómo continuar en el camino de la vida. Siempre en una continúa adaptación activa a la realidad, renovandonos y creciendo sin bajar los brazos. Lo siento complicado pero quiero seguir hacía adelante. Besos y gracias amiga querida.

  6. Excelente Emilia, totalmente de acuerdo. Llegás en el momento justo. Pase por muchas re adaptaciones, siempre sintiendo y pensando en una adaptación activa a la realidad, no voy a negar que ésta situación me produce angustias e inestabilidad, pero sigo siendo positiva en el camino de la vida. Te sigo. Te quiero amiga. Cariños.

  7. Emilia. La vida nos desafía permanentemente. Conozco mujeres de noventa años que viven plenamente y tienen la mente y el corazón abierto y mujeres de cuarenta cerradas y quedadas. Está en el carácter de cada una y en las ganas de aprender y entusiasmarte por lo que la vida va poniendo a tu paso. No somos una edad, una raza, etc. Nuestra esencia es mucho más profunda. . Alimentar la mirada en cada paso que demos para poder apreciar lo que aparece. Abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba